Cargando contenido

Todo lo que no


El PSOE y las adopciones rusas2014
11
Sep

El PSOE y las adopciones rusas

Desde hace ya muchos años, demasiados, desde que lo dijera Julio Anguita, cada vez son más los que piensan que el PSOE y el PP son «la misma mierda». Yo no pienso que sean la misma mierda, desde luego, porque hasta en lo escatológico hay grandes diferencias. Pero permitidme que hoy, precisamente hoy, les mande a todos a la mierda.

Por Diego Manuel Béjar


¡Compártelo!




No tengo esta columna para sentar cátedra, exponer profundos y concienzudos análisis, ni mucho menos para mayor gloria de mi ego de oso emprendedor. No. Y, desde luego, esta columna no la tengo para hacer amigos. La única razón por la que mantengo esta columna de opinión es porque me sale más barato que un psicólogo. La actualidad política y social de este país llamado España es tan horripilante, desquiciada e incomprensible, que se vuelve imperativo tener mecanismos para no volverse loco.

El caso es que hoy me encuentro con que el Congreso ha aprobado el convenio de adopciones internacionales con Rusia que excluye a las familias mono y homoparentales. Esto, que me parece atroz, no merecería mayor comentario (al fin y al cabo, ya venimos denunciando la homofobia en Rusia desde hace tiempo, y aquí gobierna el PP, ¿qué esperabas?) si no fuera por los apoyos que ha tenido: junto al PP han votado a favor de excluir a los homosexuales CiU y PSOE. Sí, el PSOE. El partido que aprobó el matrimonio igualitario (incluyendo la adopción). El partido que hace homenajes a Zerolo como si les importara una mierda su trabajo. Ese partido. Se abstuvieron UPyD (por las mismas razones que dio el PSOE para votar a favor), Na-Bai y Coalición Canaria, y votaron en contra Izquierda Plural y el Grupo Mixto.

Es muy triste y no tiene justificación alguna. No se puede criticar a Podemos porque no tiene programa, apelando a la ideología (como hizo un conocido político del PSOE en una cena con agentes culturales LGTB en la que estuve la semana pasada), cuando luego el partido se pasa el programa y la ideología por los mismísimos. Y, sobre todo, un partido como el PSOE con aspiraciones de gobernar (y he dicho aspiraciones, no posibilidades) debe entender que hay cosas que funcionan en la derecha pero que no funcionan en la izquierda... y que ellos, los del PSOE, dicen que son de izquierdas (como si fuera una pose y no un posicionamiento). El votante de izquierdas es crítico, y si se ve traicionado (y esto es una traición brutal al partido, al programa, a la ideología, a la tendencia y a compañeros de partido), no cuentes con su voto. Así de simple.

Y en esas estamos. En que un partido que va de izquierda (la S es de socialista, comentan), que presume de haber aprobado el matrimonio igualitario, ahora va y vota a favor de excluir a los colectivos LGTB. Lo primero que hice antes de escribir este vómito (que conste que me estoy conteniendo) fue preguntar a un amigo del PSOE, quien me remitió a un argumentario elaborado por el partido para justificar el voto. ¡Sí! ¡Existe un argumentario! Lo puedes leer en este enlace, pero yo te lo resumo con mis propias notas...

Que dice el PSOE que ellos fueron los primeros en criticar el hostigamiento al colectivo LGTB en Rusia. Se ve que eso les da derecho a luego votar a favor del reconocimiento internacional de dicho hostigamiento. La tentación es condenar la violencia y luego ponerse a repartir bofetadas, hostias como panes, por el Congreso. Técnicamente el razonamiento es el mismo.

Que el PSOE tiene una propuesta para proteger los derechos del colectivo LGTB, pero que no ha sido debatida por culpa del PP. Esto me lleva a varias preguntas: ¿Qué coño tiene que ver el PP con que al final tú mismo votes a favor de esa discriminación? ¿Ya estamos echando balones fuera? ¿Es necesario mentar al PP para justificar tus propios actos y decisiones? Y, si te parece importante luchar contra la homofobia y transfobia en Rusia, ¿no tendría que preocuparte un poquito la igualdad de derechos del mismo colectivo en tu propio país?

Dicen que lo homófobo no es el convenio, sino el gobierno ruso. Por supuesto, el gobierno ruso es homófobo, pero el convenio que se acaba de votar supone el reconocimiento y la aceptación internacional de esa homofobia. Ergo el convenio es homófobo (excluye a personas por su homosexualidad). Y si el convenio es homófobo, quien vota a favor del mismo está siendo homófobo. Es como si se firma ahora la retrógrada ley del aborto que ansía Gallardón y el PSOE votara a favor (¿por qué no?) diciendo que lo retrógrado y machista no es la ley, sino el gobierno del PP y, como mucho, Gallardón.

Dicen que lo que quieren es que Rusia se sume a la lucha por la igualdad y al reconocimiento de los derechos LGTB. Claro, es que somos muy tontos para entenderlo, pero decir «oye, que sí, que los maricones no adopten, que solo adopten los normales» es una manera super inteligente de conseguir que el homófobo deje de serlo. De toda la vida, cuando le das la razón a un homófobo este deja de serlo, y en ningún caso se crece al verse apoyado.

Dicen que hay 600 familias españolas esperando por la adopción en Rusia. Lo que no dicen es cuántas de ellas no van a ver esa adopción por ser maricones y bolleras, gracias al voto del PSOE. Pero bueno, ya se ha explicado dos puntos antes que da igual que el PSOE haya votado a favor: los únicos malos son los rusos (y los del PP, que les dejan votar pero no decir cosas bonitas), y quienes apoyan su homofobia están al margen.

Dicen que si el PSOE votara “no” o se abstuviera, se comprometería la posición de España frente a Rusia. Vamos, que han votado que sí por compromiso, que ellos no querían, pero que había que dar sensación de unidad. De unidad homófoba, se entiende, para tener contentos a los rusos. Como si votar “sí” no comprometiera la posición del PSOE.

Esta es muy buena: dicen que lo que les ha movido es el interés superior del menor. Es especialmente gracioso porque en el mismo argumentario, dos párrafos antes, han dicho que han tenido que votar que sí para que los niños se los llevaran españoles y no gente de otros países. Sinceramente, si se trata del bien del menor, es preferible que el menor se vaya a cualquier país civilizado que no sea España y así tendrá más posibilidades de ser feliz. Y, en cualquier caso, si se trata del bien del menor, daría igual que se votara que no y el menor en lugar de venir a España se fuera a Alemania porque... ¡lo importante es el menor! ¿O se están anteponiendo intereses nacionales y políticos (pero no sociales) al bien del menor?

Dicen que los menores adoptados también pueden ser LGTB, y que se les hace un favor. Lo que no dicen es el flaco favor y el terrible mensaje sin ninguna esperanza que se envía a los LGTB rusos (y de otros países) de cualquier edad, al ver que los demás países se pliegan ante la homofobia rusa, y que el primero de ellos es precisamente España.

Como veis, ni siquiera les ha faltado el argumento habitual de «hay otros que son peores», como si cualquier cosa fuera buena por el hecho de existir una opción peor. Las cosas, y más en política, son buenas o malas por lo que son, no por comparación con los demás. Es como decir que no eres un suicida porque te has tirado desde un quinto piso cuando los demás se tiran desde un octavo: te tiraste y punto.

Lo más terrible, para mí, es que el PSOE haya votado a favor de decirle a más de 100 españoles (por suposición estadística) algo tipo: «Oye, que tú no. Ya sé que estabas esperando por ello y que rellenaste todos los papeles e incluso viajaste a Rusia para prepararlo como todos los demás, pero no eres igual que los demás, porque si fuéramos todos iguales hubiera sido sí o no para todos... que todos somos personas y tal, como dice Sandra Barneda, pero es que además tú eres maricón/bollera. ¡Pero la culpa es de los rusos! No te preocupes que luego viene Zerolo a decir que los rusos son muy malos». Bueno, eso, y el patético intento de «explicarlo». Y pongo lo de explicarlo entre comillas porque el argumentario está bien escondido en la web, que tampoco es que el gran nuevo líder del PSOE se haya puesto a justificar nada ante los medios. Y eso por no hablar del comentario que me han soltado hace unos minutos en la línea de que, para Pedro Sánchez el tema este del convenio de adopción con Rusia es... ¡la herencia recibida (de Rubalcaba)!

¿De verdad no se entiende? Excluir a los homosexuales por el mero hecho de serlo es homofobia. Punto. Y sea la culpa de quien sea, votar a favor de ello es apoyar la homofobia y, por tanto, también es homofobia. Hacer declaraciones o haber hecho acciones (en otra época, con otra gente) en contra de la homofobia no es garantía para que hagas lo que te dé la gana sin que pueda ser tildado de homofobia.

Joan Baldoví, de Compromís-Equo, preguntó: «¿Aceptarían que los negros no pudieran adoptar?». Y es muy buena pregunta, porque parece que cuando el tema es la homosexualidad se apela demasiado a todo tipo de argumentos.

En los mismos pasillos, el PSOE se justificaba diciendo que la semana que viene Pedro Zerolo y Carmen Montón llevarán al Congreso una iniciativa donde se denuncia el grave deterioro de las libertades. Que oye, que tampoco hace falta que se maten, que el informe lo habrán hecho con recortes de periódico. Ya sabemos lo que está pasando en Rusia, ahora lo preocupante es cómo se ha respaldado eso internacionalmente desde España.

Por supuesto, en el PSOE no todos están de acuerdo con esa posición ni mucho menos esa manera de defenderlo. Así que, en su descargo, reconozco que no todos piensan igual. Pero igual que digo una cosa digo la otra: a los que no piensan igual se les ha ignorado mucho, y a la vista está. Porque tal vez PSOE y PP no sean la misma mierda, pero a efectos prácticos sí que acaba siendo la misma forma de hacer política, en la que unos pocos (casi siempre desde la sombra, no te vayas a pensar que esto ha salido del «líder» Pedro Sánchez) toman unas decisiones y luego un montón de pardillos dentro del partido, los que realmente tienen ilusión y trabajan desde dentro, tienen que tragar y justificarlo, incluso sin estar de acuerdo, por el bien de un partido en cuyas ideas creen, sin pararse a pensar que esas ideas no se corresponden con los hechos.

Y todo esto lo escribo aquí, porque me sale más barato escribir que ir al psicólogo. En nada hay que votar, y votar es más barato que comprar un arma. Yo voy a votar a favor de la coherencia. Ya sabes que dicen que vivimos en una democracia porque nos dejan votar cada cuatro años quién queremos que nos mangonee, ya no solo desde el gobierno, sino también desde la «oposición». Pues nada, votaremos, y vendrán las sorpresas. Sorpresas para ellos, que no lo ven llegar, porque están más ocupados hablando entre ellos, atendiendo a quien les baila el agua, que escuchando la calle.

Al final he sido comedido. Al principio pensaba ser más escatológico, visceral y agresivo, solo por compartir con vosotros lo que llevo dentro. Pero dejad que en el último aliento de mi último párrafo exhorte mis demonios con un «idos todos a la mierda». No los lectores, claro, que bastante me soportan, sino los políticos que son lo que son pero dicen no serlo, se pongan del color que sea.



Las opiniones vertidas por los colaboradores de Universo Gay no se corresponden necesariamente con las de la empresa editora, siendo responsabilidad exclusiva de quienes las firman.


Fotos

Acerca de Diego Manuel Béjar

Diego Manuel Béjar Diego Manuel Béjar es un emprendedor altamente relacionado con Internet, autor del portal Chueca.com y actualmente director de Looping Media (Geomundos.com, UniversoGay.com, Stonewall, Punto en Boca...). Autor de la novela Cómo seducir a un hetero. Está considerado como uno de Los 100 gays del año 2000 (revista Zero, 2001) y uno de Los 25 gays con más poder (diario El Mundo, 2006). Puedes saber más sobre él en su web.

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


6
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión y compártela con los demás.


El PP cobarde discriminando a parejas homosexuales para adoptar niños rusos.
Por kiskin1981 - 24/01/2015 18:00


Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.